Vocable (Francia) por Tatiana Dilhat


Las voces de Elsa Osorio

Interview de la romancière argentine à propos de Double fond

Vocable (Espagnol) – 22 Feb 2018. RENCONTRE AVEC ELSA OSORIO romancière argentine

Dans Double fond (Ed. Métailié), la romancière argentine Elsa Osorio pénètre au coeur des ramifications internationales de la dictature argentine, plus exactement au sein du Centre Pilote de Paris chargé de surveiller les exilés argentins à l’étranger. Un polar psychologique aussi passionnant que glaçant construit autour de Juana, une ex-guerillera aux mains des tortionnaires de la Junte militaire… Rencontre.

Vocable: Su primera novela A veinte años, Luz trataba de los hijos de los desaparecidos de la dictadura argentina y, con esta, Doble fondo explora uno de los tentáculos de la dictadura en el extranjero con el Centro Piloto de París. ¿Cómo surgió la idea de la novela?

Elsa Osorio: Yo ya sabía, desde hacía muchos años, que el Centro Piloto funcionaba como una agencia de inteligencia dentro de la embajada de Argentina de París, pero todo estaba rodeado de un halo de misterio. Se sabía lo de Alfredo Astiz [N. de la R. él pilotaba los aviones militares que arrojaban desde el aire a los opositores de la dictadura], apodado el Ángel rubio de la muerte, un hombre del almirante Massera, que infiltró colectivos de exiliados argentinos en Francia. Había muchas más historias de infiltrados del grupo de tareas de la ESMA (Escuela de Mecánica de la Armada) de París, pero todo estaba tapado, porque estaba estrechamente relacionado con el mundo de los negocios. Era muy difícil que hablara la gente. La historia transcurre en un periodo de la dictadura en el que la represión no es ideológica sino mafiosa. La dictadura quería quedarse con el dinero. Pero, lo que me interesaba, era el personaje de Juana, una mujer, exguerrillera, que tuvo relaciones con su represor. No me gusta la expresión ‘síndrome de Estocolmo’ y quería mostrar cómo una persona destruida, pero, al mismo tiempo, fuerte, se las apaña siendo “cautiva”, obligada a este trabajo de “esclavo” en el Centro Piloto de París. Ella se jugaba la vida todos los días. El personaje de Juana es una composición desde distintas mujeres, y me centré en contar qué le pasa a una mujer en estas circunstancias.

2. Vo: El Centro Piloto de París tenía dos metas: una era infiltrar a exiliados y organismos de derechos humanos en Francia y, la otra, promover Argentina en los medios de comunicación franceses, para la organización del Mundial del 78 sobre todo. Compara en la novela el Mundial argentino con los Juegos Olímpicos de Berlín del 36…

E. O.: Lo del Mundial fue una cosa increíble y, lo que cuento en la novela cuando festejan la victoria de Argentina sobre los holandeses, lo viví. Yo salí a la calle con mi marido, que estaba entusiasmado, pero me resultó nauseabundo. Entiendo que los pueblos necesiten alegría, pero, sabiendo lo que pasaba en el país… En fin, el Mundial es un gran negocio… Pero lo que es un recuerdo personal fuerte, es que no podía entender y creer que organizaciones políticas como los Montoneros no estuvieran de acuerdo con el boicot del Mundial.

3. Vo: Y, ¿consiguió muchos datos y testimonios en su investigación sobre el Centro Piloto? E. O.: Se sabe de tres mujeres detenidas que vinieron al Centro Piloto, que fueron usadas como “colaboradoras” para infiltrar a grupos de exiliados. Lo que sí está muy claro sobre esta “agencia de espionaje” es que estaba muy entregada y preocupada por el asunto del COBA (comité de boicot al Mundial). Hablé con François Gèze, ingeniero y activista francés, y que organizó la campaña de protesta contra la dictadura argentina y de boicot al Mundial. Él decía que la opinión pública en Europa se movilizaba en solidaridad con Chile pero ignoraba la situación en Argentina. Los hombres de Massera pensaban que alguien pagaba a los franceses de la COBA, pero no era verdad.

4. En los datos, comprobados, del Centro Piloto, se encontró que Massera quería pactar con los Montoneros un alto el fuego durante el Mundial. Buscaba también convertirse en presidente de Argentina y quería construir una imagen pública alejada de las torturas en Francia. La situación era… ¡una locura! Otro personaje clave de la novela es Elena Holmberg. Es una persona real, que trabajó en la embajada de Argentina, y que estaba de acuerdo con la dictadura. La idea de espiar a los exiliados fue suya, pero, después, Elena se transformó en alguien que molestaba a los grandes negocios de la dictadura. Entonces la mandaron a la Argentina y la mataron.

5. Vo: Y la actualidad argentina se hace eco de su novela, con una de las primeras decisiones judiciales de 2018: la de conceder el beneficio del arresto domiciliario al expolicía Estchecolatz, condenado a cuatro cadenas perpetuas por delitos de lesa humanidad…

E. O.: Entre el momento en el que empecé a escribir esta novela, en 2013, y ahora, la situación de la justicia en mi país ha cambiado mucho. Se debe saber que la justicia argentina llegó donde nunca llegó la justicia en América latina ni en España en referencia a la dictadura. Pero, en mayo del año pasado, se promulgó una ley en la Corte suprema, “el dos por uno”, para reducir los años de condena y salieron medio millón de personas a la calle y tuvieron que parar. Hace un mes pedí una lista de los arrestos domiciliarios y no la conseguí. Creo que hay una devolución de favores y que intentan tapar el asunto, pero va a haber movidas… Ahora tratan a estos criminales como pobres viejecitos, otorgándoles el arresto domiciliario en la zona sur de Mar de Plata…

6. Vo: Como en otras de sus novelas, Doble fondo es una narración con muchas voces…

E. O.: Siempre uso muchos narradores, pero, esta vez, quería que fuera uno solo. Al final no lo hice. Doble fondo es una falsa novela policial pero necesitaba introducir una distancia con toda la cuestión ideológica para mostrar la evolución de Juana. Por eso, deci- dí meter esta larga carta de Juana, que hilvana la narración y las épocas a lo largo de la novela. Así se construye el personaje de una mujer guerrillera, destruida por las circunstancias, pero acostumbrada a luchar… Y que, para sobrevivir, elige vivir en la clandestinidad de por vida.

7. Vo: La novela transcurre en Buenos Aires, París y Saint Nazaire…

E. O.: Yo elegí Saint Nazaire porque los argentinos viajamos mucho, así que… hay argentinos por todos los lados, pero, en Saint Nazaire, ¡no hay ninguno! Pensé que era el lugar idóneo para esconder a Juana. Pensé también en la historia del río, el Loira, como Mar de Plata…

8. Vo: Y, volviendo a la actualidad, ¿qué le parece el actual Gobierno de Macri?

E. O.: Bueno, creo que en Argentina, como en muchos otros países del mundo, el neoliberalismo lo ha tomado todo. Macri, antes de que ganara la presidencia, cuando era alcalde de Buenos Aires, a mí no me molestaba. No lo votaba, pero no me molestaba. Pero ahora, como presidente, no deja de sorprenderme. Estoy muy disconforme con este Gobierno, pero con la oposición también. La educación en Argentina era un ejemplo en toda América latina por ser gratuita, obligatoria y pública. Siempre ha sido un proyecto de gobierno y ahora empiezan a deshilvanarlo todo, a cortar por todos lados. Hubo más de 300 000 personas que desfilaron para protestar, pero los medios de comunicación no hablan de eso…