Entrevista sobre Mika

El olvido está lleno de memoria

el día o la noche en que el olvido estalle
salte en pedazos o crepite/
los recuerdos atroces y los de maravilla
quebrarán los barrotes de fuego
arrastrarán por fin la verdad por el mundo
y esa verdad será que no hay olvido

(Ese gran simulacro, Mario Benedetti)

Hay quienes procuran poblar ciertos pasajes de la historia de puro olvido y así acallar las voces de quienes los protagonizaron.
Otros, sin embargo, van al rescate de la memoria, a llenar las lagunas del olvido con las historias de los que lucharon y luego fueron empujados del recuerdo. Contar para que esas luchas se sepan, se lean, que aparezcan por fin, de la mano de la literatura, en la memoria colectiva. Elsa Osorio se encuentra entre quienes eligen no olvidar. Con su novela Mika se rescata a una de las grandes olvidadas de la historia.
Mika (Seix Barral) es una novela histórica basada en la vida de Micaela Feldman. Mujer extraordinaria, luchadora antifascista y la única mujer durante la guerra civil española que comandó una tropa del POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista).
Nace en Moises Ville en Santa Fe Argentina y muere noventa años después en París. Se trata de una heroína de carne y hueso que ha sido ignorada tanto en nuestro país como en España donde su lucha se hizo guerra. Allí donde dejó de ser Micaela para transformarse en Mika la Capitana

‒ ¿Por qué cree que hay tanto silencio alrededor de Mika y su lucha, por qué es tan desconocida en nuestro país?

‒En España también es desconocida, un poco más conocida. Siempre hay alguien en todos lados que la conoce o que la conoció porque en Argentina cuando yo en el año 87, 88 publiqué dos artículos aparecieron dos personas que la habían conocido. O en París porque ella vivió en París. Mika es bastante difícil de encasillar yo creo que esto también es un problema. Ella que estuvo en grupos de izquierda de la izquierda antistalinista no formó parte de una agrupación. Estuvo en distintos momentos en distintas organizaciones. Fue miembro del PC muy brevemente, luego fue expulsado su compañero y ella también se abrió del PC. También estuvo en el partido comunista obrero, después estuvo en grupos clandestinos de la izquierda del PC o sea de la izquierda antistalinista y luego comandó una columna del POUM que no es trostkista. Ella formaba parte de una generación que son los grandes olvidados de la historia, porque es gente que luchó por sus ideales pero que cuando tenía algo que decir lo discutía y se iba a otro lado, también ellos luchaban por la unidad tenían muy claro que el enemigo era el fachismo

‒ ¿Cómo fue el proceso de investigación y la escritura de la novela? ¿Escribía a medida que investigaba?

‒Yo desistía, yo quise escribir esta novela y desistí de este proyecto. Una de las razones que me hacían desistir era la cuestión del POUM después que escribí la novela presenté el libro y digo el POUM me dicen que es trostkista pero yo había leído el artículo de Trostsky que está contra el POUM

‒Trostsky en un momento se distancia de Andreu Nin el dirigente del POUM

‒Claro se distancia y él está concretamente muy en contra de Andreu Nin que es el líder del POUM por su participación en el gobierno de Catalunya. Después una persona que tomo como personaje Kurt Landau este austríaco que va a la guerra civil española, que es un hombre que tiene algunos problemas de salud y está ligado al POUM. Es un momento maravilloso donde todos los revolucionarios de distintos lugares de distintos grupos van para tratar de incorporarse a las milicias. Entonces él hacia un poco esto de tratar de que se dejaran de lado las diferencias como una suerte de organización ideológica del POUM. Él escribió una serie de artículos muy encendidos contra Trostsky me parecía que si no lo comprendía como iba a escribir un libro cuando la gente se jugó por eso. Aunque no fuese un tratado de historia. Después la verdad que me confundía. Leí tanto sobre el POUM que como digo en algún lugar, me parece que lo puse en el libro, actualmente yo soy del POUM porque me convencieron los personajes. Te quiero decir que también es complicado meterte con la historia hasta ese punto y más en épocas que uno no vivió que no estuvo, pero en realidad lo que era un error es que vos no tenés que comprender todo para escribir, al revés. Por supuesto que informarte mucho pero cuando te metés en esa historia y la intentás vivir desde los personajes es cuando se te aclaran muchos aspectos. La novela empecé a escribirla en el 2007 en París. Porque también fue el azar, digamos que desde la ventana del departamento que yo había alquilado ahí veía mas o menos la zona desde el otro punto que la veía Mika que yo había leído en sus cuadernos, caminaba en las mismas calles ahí me puse a escribir

‒ ¿Ese fue el momento en que decide empezar a escribirla?

‒Sí, decidí empezar. Entonces lo llamé a alguien, un testigo que vivió en Paris que me había dicho una vez que me podía llevar a Perigny. Me acuerdo que fui a Perigny un día medio frío de marzo, en moto, era la condición para ir que me llevaba pero en la moto. Ahí vi que el lugar estaba como abandonado y también vi la expresión de este amigo de Mika cuando vio ese lugar. Volví y me puse a escribir.

‒ ¿Cómo supo de la existencia de Mika?

‒Me habló de ella Juan José Hernández que era un escritor, uno de los más jóvenes del grupo Sur. Juanjo siempre me contaba historias y mezclaba hechos reales con novelas, y yo le digo pero este personaje es de ficción, me dice no ella vive, ella vivía en París. Él había ido a verla en una casa de campo que tenía, en un pueblo, en Périgny. Me quedé como muy fascinada con su historia entonces leí algo que ella escribió y después la intenté buscar en un viaje tenía una idea de que vivía en Saint Sulpice pero no la encontré. Después ya, viviendo en Madrid, fui atando cabos, conocí unas personas un poco el azar que te va llevando te pone otra vez en esta historia. Ahí te diría desde el año 92, 93 ya me metí obsesivamente entonces aprovechaba cualquier viaje que tuviera que hacer a París, porque entonces era mucho más fácil porque yo vivía en Madrid, para tirar el hilo de esta madeja. Así encontré documentos cuadernos escritos por Mika y por Hipólito Etchebéhère , su compañero, y cartas. En fin me costó mucho encontrar esos documentos. Es toda una novela de intrigas la búsqueda

‒ ¿Esta búsqueda era pensando en escribir la novela o era un interés por ella?

‒Yo tuve al principio un interés por ella incluso yo escribí unos artículos sobre ella y Félix Luna me decía esto es un invento tuyo y yo le decía no ¿Cómo va a ser un invento mio?

‒Esta anécdota muestra cuanto estaba olvidada su historia y su lucha

‒Totalmente lo que es increíble porque además esta mujer la verdad que representa la gran aventura del siglo XX intelectual e ideológica, se metió en cuanta cosa importante sucedía

‒ En cuanto a ficcionalizar la historia me pregunto como se reconstruye aquello que no está en los libros de historia y que es justamente desde donde elige contar, escribir una novela y no una biografía

‒La historia nos lo cuenta. Por ejemplo metiéndome con lo hechos de la historia, yo no sé si tiene miedo o no tiene miedo, pero si yo me meto en el personaje yo sé que ella tiene miedo

‒ ¿Eso de meterse en el personaje para poder contar la historia es la razón por la que utiliza muchos narradores?

‒Concretamente te digo que hay dos líneas narrativas ahí, una es la línea de la guerra. Yo ahí tenía una parte histórica que es lo que ella misma dejó escrito, la batalla de tal la batalla de tal. Entonces yo quería enfocar eso desde los hechos. Contar la batalla, imaginarme lo que yo veía pero también tomado eso mismo desde otro personaje de ficción. Yo tomo personajes ficticios sin contradecir la historia

‒Esos personajes que pone a dialogar con ella no contradicen la historia

‒No, te cuento un ejemplo concreto. Hay una miliciana que yo llamo Emma Roca que estuvo en la columna de Mika y que yo tuve oportunidad de conocer. Lo que cuento de ella, todo ese cuento que hago de un chico, esta historia de amor de ellos, que cuenta unos hechos históricos pero no la historia de ellos. Yo quería el perfil de una miliciana joven porque había chicas muy jóvenes

‒Es como anclar la historia en los personajes

‒Claro, y estos personajes desparecen batalla por batalla. Le pongo Ema Roca que es un nombre que existió y al hombre este le pongo el nombre del que fue su compañero toda la vida. No vivieron eso pero eran militantes del POUM, estuvieron presos que se yo cuantos años. Es más un homenaje. Mika hace ese recorrido, lo que yo elijo es contarlo como una novela, entonces voy armando estos relatos que son arborizaciones, pero que también me muestran, como vos me decías, los distintos narradores. Yo diría que es más bien una característica de mi literatura. La ventaja de los muchos narradores es que yo puedo ver un amplio abanico, y no que algo ideológico mío se imponga. Yo quiero contar, por ejemplo en la guerra tomo a esta chica y después tomo a alguien que me imagino. El jefe, una persona muy primitiva que le molesta que haya una mujer y que al final se ve cómo ella, cómo Mika va haciéndolo cambiar porque se da cuenta, mas allá de que hay un atractivo entre ellos y demás, de que ella es una compañera en la lucha. Aceptar el lugar de la mujer eso también fue muy interesante desde el punto de vista de género porque Mika ocupó un lugar, no es que estuvo discutiendo, ocupó ese lugar. Los milicianos, esto es histórico, fueron los milicianos, que la eligen y eso me parece extraordinario

‒ ¿Cuantos años le dedicaste a la investigación?

‒Muchísimos. Una cosa que me conectó mucho con la historia fue que Hipólito estuvo tuberculoso. Él está claramente enfermo y estuvo internado en el sanatorio, en esos lugares para tuberculosos en Francia. Entonces ellos se escribían cartas, yo he leído bastantes de esas cartas y la verdad es que es una historia de amor alucinante. También las notas de Hipólito me dan la pauta del nivel cultural, de lo que leía, yo he leído los libros que leía

‒Es básicamente una historia de amor, entre ellos y a una causa

‒En un momento leí una carta de Mika, yo pongo alguna parte otra invento, trabajo como un tejido. Entonces, en algún momento ella está tan desesperada por que Hipólito se va a morir y le escribe que si un gran amor lo puede salvar de esa enfermedad ella se aparta. La respuesta de él es una respuesta maravillosa, que el amor no es el momento del flechazo, sino eso que ellos han construido durante esos 14, 15 años que tienen de estar juntos. Elegirse todos los días, es una carta para enamorarse de Hipólito, alucinante. Digamos que habla de ese gran amor. En la novela está ficcionalizado pero está basado en cosas reales. Este nivel de compromiso con la revolución ese amor se nutre de que no se puede perder tiempo en tonterías, esa idea de nos necesitan la causa nos necesita

‒Ahí es donde se ve claramente que es el amor a una causa que los dos comparten

‒ Sí, los lleva juntos. Una cosa que a mí me impresionó mucho, que es la idea del militante, que va a los museos que ve todo lo posible, si queremos hacer un mundo mejor tenemos que ser mejores. Muy disciplinados. Yo creo que también este libro parte de mi admiración por la gente que fue capaz de vivir por algo social. Yo ficcionalizo porque quiero personajes de verdad. Por ejemplo yo invento que ella se pone celosa en un momento y él le dice que eso es una estupidez. La idea es que yo quería que salieran de ese lado tan épico porque yo misma con el respeto que me inspiraban no les podía dar carnadura. Yo no me propuse hacer una biografía pero me propuse reconstruir lo más posible. Otra cosa que encontré difícil de encasillar es que Mika escribe por primera vez algo sobre la guerra en la revista Sur. Ella encontró ahí un lugar donde pudo escribir y después sigue escribiendo algún tiempo sobre la posguerra en Francia. Hay cosas que no cuento en la novela, porque en la novela cuento desde que nace más o menos hasta la guerra, y algunos episodios sueltos de su vida pero no todo lo que hizo. En Francia, donde vivió la mayor parte de su vida, ella se ligó a los surrealistas, era amiga de Breton y fue muy amiga de Julio Cortázar. Tuvo cosas muy interesantes que no están porque como te digo no es una biografía.

La literatura de Elsa Osorio logra lo que se propone: recuperar una figura inigualable hundida en el barro de la historia. La ficción la trae del olvido para mostrar a la Capitana pero también a la mujer que hay detrás de la revolucionaria.
Nadie se lo pide, nadie lo pretende, pero allí está Mika, en la noche oscura, montando guardia en el cerro, al igual que otros en el campo y en las inmediaciones de la ciudad de Sigüenza. Primeras palabras de una novela tan bella como su protagonista.

Necesito vacaciones

Un nuevo cuento de Anahí Almasia

Necesito vacaciones

Estoy aterrado. Esta vez no son ni Lord Voldemort, ni los basiliscos ni los monstruos que pueblan el mundo mágico. Ni siquiera le temo a Malfoy, el rubio líder de la casa Slytherin, ni a mis tíos que hace tiempo dejaron de importarme (son tan mezquinos que caen bajo sus propias pequeñeces).

Quiero visitar a Ron y su familia, hace tiempo que no disfruto esas comidas amorosas que su mamá prepara cada vez que los visito. Tengo necesidad de hogar, tanto estudio y defensa de las artes oscuras me cansa y de vez en cuando prefiero un poco de la sencillez de la humilde casa de Ron. Además, allí puedo recibir las miradas de Ginny, la hermana de Ron, y hasta hablar con ella cuando él se descuida un momento. Continuar leyendo «Necesito vacaciones»

Interview pour le Magazine Page des Libraires

Magazine Page des Libraires – Coline Hugel – Août 2012

Interview pour le Magazine Page des Libraires

1/ Pouvez-vous nous dire comment s’est faite la rencontre avec le personnage de Mika, et comment est né ce livre ?

C’est un ami écrivain, aujourd’hui décédé, Juan José Hernández, qui m’a parlé d’elle, il y a 25 ans. J’ai été fascinée par cette femme qui a eu le courage de vivre sa passion  révolutionnaire jusqu’ à la limite. Mika a démoli l’un après l’autre les murs des préjugés. Continuar leyendo «Interview pour le Magazine Page des Libraires»

Libertalia sur La Capitana

Libertalia – Nicolas Norrito – La Capitana – 14.12.2012

La Capitana

Sur la première de couverture, une photo en noir et blanc de Gerda Taro et ce titre énigmatique en espagnol : La Capitana. Pas facile de comprendre qu’il s’agit là du livre attendu de l’auteure argentine Elsa Osorio (née en 1953), adaptation romancée de la vie de la militante communiste oppositionnelle Mika Etchebéhère (1902-1992), seule femme à avoir commandé une colonne – du Parti ouvrier d’unification marxiste (POUM) – durant la Révolution espagnole. Continuar leyendo «Libertalia sur La Capitana»